IX. Vínculo



Cuando el cordel los vincula,
tus pies suplican,                
                             y salpican
tus labios palabras sinceras.
Cuando, vinculados, susurran
su sacro sueño de ser alados,
yo escucho sereno y concedo
el cordel, los nudos y el deseo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada