VI. Herido



Atado a ti por el placer y la lujuria,
permites que la gula
más ciega y carnal me devore
para que yo sea después
hombre herido de hambre
por anhelar tu piel y tus olores...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada