VII. Abismo



Caminamos sobre el borde de la lujuria,
constantemente inclinados al hermoso abismo
del placer ingrávido,
y sin costuras ni lastres abrimos el pecho
al fuego amigo
hasta morir incinerados en el blanco vivo
del gozo mágico...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada