XXI. Aspiradora



Su boca
es una aspiradora
incesante y orgullosa,

una señora doctora
que me succiona
severa el gatillo
y el cañón de la pistola
con instintos de exploradora,

una colona que investiga
temblorosa y codiciosa
la geometría de mis bombas,

una misteriosa ventosa
que rabiosa se empecina
en vaciar golosa
las nebulosas joyas
de mi trompa frondosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada