I. Deseo



Al alcance de la mano,
siempre por mis versos alcanzada,
viva musa de carne;
y más allá,
la caricia de la mirada ingrávida
y del puro deseo de la nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada