XIV. Catapulta



Desbocadas tus manos en mi espalda
y en mi sexo tu lengua dislocada,
me catapultas lenta a los palacios
de los placeres blancos e incendiados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario