XV. Aullido



 Gozas como una ninfa
aullándole a la luna
con las uñas hundidas
en la carne abrasada
del amante que trina
efluvios y sudores
mientras te resucita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada